Bienvenido a Cave Inmicum, donde una nueva generacion de magos lucha por aquello que considera justo. Conectate y forma parte de nuestra aventura.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La respuesta es sencilla
Dom Feb 09, 2014 7:58 pm por Invitado

» Seguro que si
Dom Feb 09, 2014 12:05 pm por Invitado

» Charlotte Scammander
Sáb Jul 20, 2013 11:55 am por Charlotte Scammander

» Petición de pj canon
Dom Jul 14, 2013 2:29 pm por Lindsay C. Lancaster

» Casting de Charlotte Scammander
Dom Jul 14, 2013 2:28 pm por Lindsay C. Lancaster

» Primera limpieza del foro.
Dom Jun 23, 2013 1:21 pm por The Crow

» Protego RPG - ÉLITE, CAMBIO DE BOTÓN
Jue Jun 20, 2013 6:42 pm por Invitado

» Game of Thrones |Cambio de botón|
Mar Jun 11, 2013 6:48 pm por Invitado

» Hunter's brotherhood. Cambio de botones, afiliacion elite
Vie Mayo 17, 2013 5:35 pm por Invitado








¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Lun Mar 18, 2013 5:19 pm.




Hogwarts Reducto inferio rpg




Wizard4ever Rol Anatomia de Grey
Photobucket

Cruel Intentions
Game of Thrones Photobucket
Sobrevivire
Occasion This is the Requiem Fatal Beauty
Burn In Hell RPG

Repello Muggle Titanic RPG


42/44
Photobucket











Este Skin ha sido diseñado en su totalidad por Annabeth, la cual lo ha cedido sin pedir nada a cambio. No copies. El staff ha sido obra de Ramona. Gracias por su tutorial de ayuda. El contenido es obra de la administración de Cave Inmicum. Idea original es de Minerva Potter. Diseño gráfico , todas las tablillas -sin contar las que venían con el skin- , los pj cannon y todo lo que encuentren aquí son propiedad de Minerva y Maia Potter ORIGINALIDAD AL PODER.



Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Andrómeda C. Potter* el Lun Mar 18, 2013 10:37 pm

Vestuarios de varones || 17:23 p.m. || Charles Potter

La sonrisa viste sus labios como si realmente fuese inocente. Esa sonrisa traviesa pareja a la de un niño cuando acaba de hacer su primera travesura. Pero ya no es la primera para Andrómeda, ni la segunda, ni la tercera. Quizás la doscientos treinta y tres o cincuenta y cuatro, pero nunca la primera. Y ello también se ve en su apresurado paso, dejando una estela de repiqueteos tras de sí con los zapatos. Si el ondear de la capa con la brisa hubiese hecho mayor ruido, sin duda alguna lo habría hecho hace tiempo. Pero ya no le importa ser descubierta por ninguna de esas cosas, ya lo ha sido bastante por todo el agua que rebosa los baños femeninos en una de las plantas superiores. Escucha al profesor maldecir una y otra vez detrás suyo, coronando cada lindeza con un Potter que sin duda va referido a ella. La única en Slytherin; tiene que dar la nota de vez en cuando,¿no?

Entonces decide en apenas un segundo el encaminarse hacia los terrenos, allí le será más difícil el pillarla. Los conoce como la palma de su mano después de siete cursos y su gran aliado es que un hombre no puede entrar al vestuario de mujeres. Las ideas se suceden rápido en su mente, sí; no le cuesta mucho dibujar en ella aquéllo que puede ser sinónimo de salvación inmediata. Cobardía lo pueden llamar algunos, para Meda es el pequeño vestigio que queda de cordura y sensatez, todo lo demás son fiestas, pillaje y quizás -sólo quizás-, algo de humanidad. Todos saben que ha de bajar modesto cuando Andrómeda está presente; la autoestima por las nubes desde que tiene memoria y así seguirá siendo tiempo y tiempo. Entonces es cuando comienza a bajar las escaleras de tierra que marcan el sendero hacia el campo de Quidditch, con tal premura y precisión que delata que son una ruta muy habitual para ella. Salta de dos en dos, si no llega pronto al vestuario no tardará en sumarse otro docente que la persiga. Afianza el paso, no descarta el tener que echarse a correr.

Acaba por dejar atrás el simple caminar y hacer más fuerte su marcha, mirando hacia atrás al tiempo que ríe y siente el frío maltratar su carne; aún está húmeda toda su vestimenta, es lo que tiene inundar un servicio. Es pues y no antes cuando acaba por llegar al complejo deportivo y, sin ninguna precaución previa, busca por instinto la puerta, la abre y la vuelve a cerrar tras de sí con el cuidado de que no se oiga demasiado. No es una solución definitiva, a fin de cuentas el profesor sabe que está allí metida, mas aquello es su terreno, su ámbito, y las posibilidades de salir airosa son infinitas. Y no huye por el castigo ni mucho menos por la reprimenda. Huye porque es divertido, porque haberlo hecho de otra manera habría sido lo más fácil o esperado; y Meda puede ser todo menos eso, esperada.-Pff.-suspira y se apoya contra la propia puerta, cerrando los ojos fuerte y dejándose resbalar por la misma hasta quedar sentada en el suelo. A continuación deja rienda suelta a su risa, como una melodía desacompasada pero aun así bonita, mientras se lleva la mano derecha al pelo cobrizo y lo revuelve con desinterés, recobrando el aliento de la carrera que acaba de echarse.-¡Señorita Potter, salga ahora mismo!-Y sí, ríe, ríe divertida; pero a veces las prisas nos juegan malas pasadas y no nos damos ni cuenta. Se ha metido en el vestuario de los chicos, pequeño fallo-.


It's be more like me and be less like you
avatar
Andrómeda C. Potter*
Slytherin!

Mensajes : 37
Puntos Ganados : 255
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Charles Potter el Mar Mar 19, 2013 7:55 pm

Con un suspiro de frustración el joven se dedica a volver a intentar meter la Quaffle en aquel aro. Y… falla, de nuevo. Él sabe que su falta de concentración se debe a su mal humor, el cual proviene de aquel vociferador enviado por su madre esta mañana. A Charles no le gusta que los demás se burlen de el por lo que la mayoría del tiempo trata de mantenerse al margen en lo que a cartas de su madre respecta, lamentablemente esta vez no ha podido salir a tiempo no más vio el vociferador por estar distraído con otras… cosas. Cosas que involucran faldas y grandes pechos, culpa de esto a sus hormonas, las cuales parecen estar más fuera de control de lo normal.

El joven desciende por los aires hasta dar con la Quaffle, ya con esta en sus manos se dirige otra vez hacia el aro, tratando de poner toda su concentración en su objetivo: Anotar. Imagina que está en la final de Quiddicht, su rival es Slytherin, su prima Meda se encuentra ahí, haciéndole gestos, probándole a que falle el tiro…. Con una maniobra Charles envía la Quaffle hacia el aro y… anota. Sonríe instintivamente y da una vuelta por los aires, celebrando como si ya hubiese ganado el mismísimo campeonato. Se decide a descansar un rato, descendiendo por los aires lentamente hasta dar con el suelo, donde emprende su camino hacia el baño de los chicos para así darse una buena ducha y descansar un rato después de tanto entrenar, prometiéndose a sí mismo volver más tarde. Este año el campeonato de Quiddicht lo que tiene que ganar Gryffindor, sí o sí.

Ya una vez dentro de los baños se desase de sus ropas y entra en las duchas. Charles tenía la no muy sana costumbre de bañarse con agua helada, eso siempre le ha servido para despejar su mente. Sentir frio por más raro que parezca, resulta ser una sensación placentera para el muchacho. Todo cálido corazón necesita de vez en cuando una dosis de frialdad. Una vez ya dentro del agua helada no puede evitar que su mente se desvíe a otros asuntos. La mayoría del tiempo Charles se la vive haciendo esto o aquello, nunca lo veras quieto, por lo que pensar un poco sobre sus acciones no es algo que haga muy a menudo…excepto cuando está en la ducha, esto siempre sirve como una distracción para Charles, es como su pequeño momento, aquel en el cual el solo tiene tiempo para sí mismo, no para hacer travesuras o para molestar a unos cuantos ilusos.

Cuando cree estar lo suficientemente aseado sale de la ducha poniéndose únicamente una toalla en su cintura. Estaba a punto de buscar su ropa cuando escucha una muy conocida carcajada. A menos de que ya se estuviese volviendo loco estaba seguro de que esa carcajada provenía de su prima, Andrómeda. Conociéndola probablemente había hecho una de sus diabluras… El muchacho ya más seguro de que no se trataba de alguna ilusión suya, se encamino hacia donde creía provenía el ruido, que vendría siendo la puerta principal del baño de chicos donde efectivamente se encontraba la chica Potter, riéndose como lo hace cuando sabe ha hecho algo malo. —¿Andrómeda? –. Charles susurra su nombre; percibiendo que el profesor se encuentra justo afuera de los baños. —¿Qué has hecho esta vez, uh? O… simplemente se te ha antojado venir a visitar a tu muy sensual primo mientras se da una ducha, ¿eh? —. Sonríe levemente y da un paso más hacia la ubicación de la chica, aun con su torso desnudo goteante de fría agua. El chico se sacude el cabello, como acostumbra y vuelve a susurrarle: — Eres una diablilla…


Charles Potter
Thanks
avatar
Charles Potter
Admin|Gryffindor!

Mensajes : 102
Puntos Ganados : 200
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Andrómeda C. Potter* el Mar Mar 19, 2013 10:24 pm

Seguramente cuando su madre se entere le va a hacer las vacaciones de Navidad imposibles; el curso pasado sin ir más lejos se las había pasado castigada a cal y canto en su habitación, cosa que era una nimiedad comparado con todo lo que podía seguir haciendo durante el curso. Al menos siempre serviría de mal ejemplo, es algo que tener en cuenta. Jhon ya le ha dicho infinidad de veces que cree que es lo más maquiavélico que ha conocido hasta la fecha; Meda se limita a canturrearle alguna cosa que lo moleste y hacer que la acabe persiguiendo por casa o por el castillo. Es así, nadie la cambia.

Escucha una voz. Conocida, puede que en demasía conocida. Entonces es cuando su pizpireta risa cesa y se centra por fin en donde se ha encerrado, su ubicación. Apenas precisa de segundo y medio para darse cuenta de que se ha equivocado y que ese vestuario es de todo menos de chicas. Enfoca la mirada en el castaño, conectando sus iris verdes con los pardos de él por primera vez en el día. Llegados a ese punto no sabe quién está más extrañado de los dos en encontrarse con el otro, siendo comprensible por parte de él ya que no es muy lógico irrumpir en los vestuarios masculinos así porque sí. La conoce tan bien que no tarda en preguntar por su hazaña, aunque poca atención le presta al ser plenamente consciente de que, si su primo fuera con menos ropa aún, sería como cuando jugaban de pequeños a bañarse en el lago pero sin el componente inocente y quizás sí con otros muchos. No es disimulada, no es su especialidad -como muchas otras cosas-, y lo mira para luego volver a sus ojos en tanto que se muerde el labio inferior una y otra vez, inquieta, revoltosa.

-Sí, Charlie, me has pillado. Venía a violarte como propósito especial del día después de que acabases de entrenar.-le responde rodando los ojos, aún sentada cómodamente en el suelo. Cruza las piernas y se yergue ante el acercamiento de él, para acabar por levantarse y sacudirse el húmedo uniforme por si acaso se hubiese ensuciado con algo del suelo.-¿Diablilla? Eso no es novedad,¿no?-y acorta distancias sin tapujo alguno, ladeando esa sonrisa ladina que la acompaña la mayor parte del tiempo. Pero es distinta en esta ocasión, al menos su significado.-Digamos que los baños de chicas van a estar fuera de servicio un tiempo.-añade tras unos segundos, atrapando con la yema de su dedo corazón una de las viajeras gotas que se deslizaban por el pecho del joven, con deje distraído y pícaro. Vuelve la mirada a él, manteniéndola.-Pero mira qué bien...-se aproxima a su oído.-...así puedo incordiarte.-concede, ladeando la cabeza hasta quedar su nariz a la altura de la mejilla.-¿O es que piensas delatarme?-apenas lo vocaliza, pero lo dice lo suficientemente alto como para que la oiga. Todo su cuerpo se mantiene expectante ante la respuesta, incluso su corazón, que por primera vez nota que se le ha acelerado. Maldito, siempre jodiendo al personal.-Porque en ese caso me voy a ver obligada a tomar medidas.-no está incómoda, en absoluto. La cercanía de Charles nunca la ha hecho sentir tensa aunque sí algo intranquila. Sabe que si están juntos hay determinadas cosas que no puede controlar, que escapan a su control; por otra parte eso es placentero del asunto-.

-¡Andrómeda Potter, salga ahora mismo!-escucha fuera, pero le hace caso omiso. En su lugar sigue con la mano posada firmemente sobre el pecho de Charles, disfrutando de todo el asunto.-Qué diría el tío James de ésto,¿eh? Con qué poco decoro recibes a tu adorable prima...-sí, sobre todas las cosas adorable. Hace un ligero mohín, haciendo ver que lo que pase fuera la trae sin cuidado a menos que quiera delatarla. Eso es otra historia-.


It's be more like me and be less like you
avatar
Andrómeda C. Potter*
Slytherin!

Mensajes : 37
Puntos Ganados : 255
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Charles Potter el Miér Mar 20, 2013 2:54 pm

La risa que escapa de los labios del muchacho no se hace esperar. Ella era ella, y tratándose de ella, cualquier cosa podría esperarse. Muchas veces se había planteado como es que pudiese haber sido hija de su tío Albus, el cual no es el ser más calmado del mundo pero si el ser más calmado de sus familiares. Mientras que por otra parte, su prima Andrómeda de ‘’calmada’’ no tenía ni una pizca. Pero siendo una Potter, se espera que sea así.

Charles sin disimulo le sonríe gatunamente, como el suele hacerlo. Percibe levemente como el pecho de Andrómeda desciende como si recién llegara de correr alguna clase de maratón. Probablemente llevaba algún rato huyendo de la justicia y la muy distraída había dado a parar en el baño de los varones.

No puede evitar sonreír ante el gesto de la muchacha, tan lleno de desinterés. Pareciese como si no le importase nada pero él sabía que si había cosas las cuales le importasen. - Ya lo sabía… algún día tú, como todas, terminarías loca por mí. – Dice el joven no sin un leve toque de sarcasmo en sus últimas palabras.– Algún día tus ojos se saldrán de su lugar de tanto que los revoloteas, Andrómeda. – Charles agrega, divertido. En realidad si le preocupaba aquel asunto, su prima la mayoría del tiempo la pasaba girando sus ojos y eso no podría traer nada bueno…. – Contigo siempre todo es novedad, no sabemos cuál podría ser tu próximo movimiento. – Comenta con toda la sinceridad del mundo, el muchacho tenía experiencia en lo que a Andrómeda se tratase y nunca podría adivinar cuál sería la próxima broma que jugase. - ¿El baño de chicas? Oh, Meda… Eso es algo muy bajo, incluso para ti. – añade con aquel tono juguetón en su voz que mejor lo caracteriza. No puede evitar estremecerse un poco ante el contacto de la chica, es un hombre a fin de cuentas y cada que una chica lo toca no puede evitar que sus hormonas se aloquen un poco. Clava sus ojos en los de la chica, retándola a acabar con el contacto visual primero. – Creo que ya estoy lo suficientemente incordiado, muchas gracias. – Revolotea con su cabello castaño, moviéndolo aquí y allá.– Ese era mi plan, sí. – susurra mientras una leve sonrisa escapa de sus labios. – Necesitas conseguirte un novio que te mantenga en control Meda, sinceramente… - Muerde levemente su propio labio inferior sin ni siquiera percibirlo, más como un habito que por otra cosa. - ¿Medidas, uh? ¿Medidas cómo cuales….? – El peli-castaño no puede evitar soltar un ligero tono en su voz repleto de coquetería, pero aquello era muy común en él, así se tratase de quien se tratase las comúnmente frases coquetas de Charles no se harán esperar. El muchacho admitía que tener tal cercanía como la que tenía con su prima le provocaba que no estuviera en control consigo mismo, generando así que su lado coqueto saliera a la luz.

-Creo primita… que deberías de salir y afrontar las consecuencias de portarte mal. – bromea Charles al escuchar tal alboroto ocasionado por el dichoso profesor. Claro que lo dice de juego, el sería capaz de echarse la culpa de todo aquel lio con tal de salvar a su prima de recibir algún castigo. – De adorable no tienes nada, amiga mía. Rebelde, revoltosa, coqueta, loca, fuera de control… todos esos son adjetivos que te califican a la perfección, y créeme cuando te digo que adorable no está ni un poquito cerca de pasar a formar parte de tus tan apreciadas características. – afirma no sin que en sus labios empieza a querer asomar una sonrisa juguetona.


Charles Potter
Thanks
avatar
Charles Potter
Admin|Gryffindor!

Mensajes : 102
Puntos Ganados : 200
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Andrómeda C. Potter* el Miér Mar 20, 2013 3:43 pm

¿Loca? Ya está loca de todas las maneras posibles. Tarada, descerebrada. Sin embargo en ese sentido nunca se ha considerado una loca, porque sabe bien lo que hace y lo que no, aunque a veces no sea ni lo más lícito ni lo más adecuado. Pero quién demonios dice lo que es adecuado o lo que deja de serlo; seguir sus propias normas es mucho más coherente y divertido. Desde niña ha poseído una gran afinidad por hacer las cosas a su manera, sin ser relevante el qué dice la gente o cómo se lo toman los demás. Esa misma Andrómeda que entonces achina un poco los ojos al leer de los labios de su primo favorito su nombre completo. Y se le contagia la carcajada, puesto que la risa de Charles es jodidamente contagiosa. Recuerda con cariño la primera vez que volaron en escoba y acabaron estampados contra unos matorrales, llenos de arañazos y ramitas por todo el pelo. En el fondo siguen siendo esos dos críos que se lo toman todo a risa porque para dar palos ya se encarga la vida. Ella lo disfruta al máximo.

Sigue con la mano puesta en su pecho como si no quemase; la diferencia de temperatura entre su mano y la piel del moreno es notoria, aunque no la suficiente como para transmitir frío. “Manos frías, corazón caliente.”, eso es lo que le solía decir su padre cuando tomaba ambas extremidades entre las suyas para que no acabasen por congelársele. Quizás es el único gesto cariñoso que Meda le permite a su padre.-Así que te incordio; deberías de saber que es mi especialidad, Charlie.-y no dice ninguna mentira, no es su estilo. Igual que podría admitir sin reparo alguno en ese preciso momento el que la escasez de ropa le sienta bien. Pero no puede evitar fruncir el ceño, ahí, justo en el sitio que está, con tan poca distancia de por medio que más de uno lo interpretaría de la manera más común en la que se suele interpretar. Su última relación no había sido buena, no planea volver a las ataduras del compromiso.-Ya, como si no te encantase que esté en bruto.-responde con la misma elocuencia con la que él bromea, separándose un poco entonces casi por inercia; si siguieran así de cercanos acabarían por desequilibrarse.-Pues medidas muy drásticas.-sisea, pronunciando casi en exceso la “s” del final para darle más énfasis. Recobra una buena postura y se vuelve a acercar como si ello fuese algo común en su día a día; el pulso se le acelera y la sangre comienza a entibiar su cuerpo. Es conocedora del coqueteo inconsciente que Charlie se trae consigo, ya lo trae como automatizado; eso le ha gustado de él toda la vida, hace su relación más impredecible que cualquier montaña rusa. ¿Control? A la mierda el puto control-.

Recurre a las cosquillas pero a su manera, como todas las cosas. Delinea su mejilla con la punta de su nariz, que sí que está más fría que un cubito de hielo. Pero acaba por detenerse cuando escucha eso de afrontar responsabilidades. ¡Ella es la irresponsabilidad en persona! Eso se lo ha dejado todo a Jhon, no lo quiere para nada.-Crees mal. Luego me castigan y no sabes qué hacer sin mí, primito.-puntualiza, mordiendo entonces ella su labio superior como si estuviera pensativa; las buenas ideas se le ocurren por doquier, a cada instante. Tiene una y no la piensa dejar escapar. Antes que nada se deleita con la descripción que el chico da de su persona; reputación intachable diría.-Qué asco me das, cuánto me conoces.-sentencia socarrona, para separarse por segunda vez a la par que pone ojillos de carnero degollado y da una vuelta alrededor del león, tan sólo para tener a tiro su varita.-Pues si tanto las aprecias...-busca a tientas el pedazo de madera, y cuando lo encuentra deja que una sonrisa triunfante se instale en su rostro, dejándole ver por un momento que la ha cogido.-...ven a por ellas.-lo reta, echando entonces a correr detrás de las taquillas, resonando sus zapatos por el suelo del vestuario. Puede que sea una niña, sí, pero sus juegos son notoriamente diferentes a los que le agradaban cuando apenas contaba con cinco años. Estos juegos implican esa locura, descontrol y coquetería, todo eso que él ha descrito. Y lo insta a jugar, porque una vez perdido el control lo único que uno puede hacer es divertirse-.


It's be more like me and be less like you
avatar
Andrómeda C. Potter*
Slytherin!

Mensajes : 37
Puntos Ganados : 255
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Charles Potter el Miér Mar 20, 2013 7:25 pm

Estar con su prima con aquella cercania de alguna manera u otra le recuerda de forma inmediata su niñez, su adolescencia y su todo. Porque Andrómeda siempre ha sido un constante en su vida, no recuerda cuando la conoció, probablemente desde siempre. Y si, está seguro de que siempre formara parte de la vida de la castaña, tanto como la castaña siempre formara parte de la de él. Imaginarse una vida en la cual ella no esté presente es algo tormentoso e inimaginable. Porque Charles no sería Charles si Meda no existiese, tal vez sería un Charles muy próximo a Charles pero aun sin llegar a ser Charles.

Aun con la mano de ella en su pecho y la sonrisa de él haciéndose cada vez más grande, Charles lo sabe. Es como si la información llegara de repente, como un torbellino arrollando, pero así es como descubre que para él su prima lo es todo y más. Descubre que ella para él es una persona muy especial, de la cual no quiere alejarse nunca. Él sabe que siempre lo ha sabido pero hoy siente que tiene ganas de demostrarlo, y de darle mucho cariño, y de, por supuesto, hacerla rabiar lo máximo posible. Aunque pareciese más bien que ella será la que esta vez gane aquel juego entre ellos de quien hace rabiar más a quien.

Eres toda una serpiente… una lástima, las serpientes no van conmigo. – dice aquello al percibir la manera en la que su prima enfatiza la ‘’S’’, como si de una serpiente se tratase. Lo cual sí, es cierto, al fin de cuentas ella es una Slytherin y las slytherianas son unas serpientes, sigilosas, peligrosas. Nunca se sabe que esperar de los de aquella casa, siempre van por la vida cuidadosos de sus acciones, tal como una serpiente.

Charles hace como si no notase que la chica se había separado de él, de nuevo. No es como si aquello le preocupara mucho, la distancia era lo de menos. Sin disimulo ni medición observa a su prima fijamente como si se tratara de la primera vez que la ve, con curiosidad e intereses. Lo cierto es que últimamente cree estar alejándose más de ella y aquella sensación no le gusta ni un poquito. Si hay una persona la cual a Charles no le gustaría perder, se trata de su prima, aquella persona con la cual podría pasar días enteros y nunca se aburriría, porque ella era así, todo fuego, toda diversión.

- Sin ti podría hacer muchas cosas. Te sobrevaloras mucho… – dice, o más bien, miente. Una cosa que está muy clara para el muchacho es que sin aquella chica el seria… nada. Desvía su mirada hacia un punto más allá de la pared, pensando en cómo sería si Andrómeda no existiese para él y no puede evitar que un indicio de tristeza asome por sus castaños ojos. – No creo que lo que sientes hacia mi sea asco, incluso me atrevo a decir que está muy lejos de ser asco. – comenta socarrón.

Observa a la chica girar alrededor de él y sin saberlo presiente que aquello no podrá traer nada bueno.... y acierta. Escucha las palabras retadoras de la chica con atención y cuando ya ha salido corriendo espera unos segundos para darle ventaja. Después de un rato se decide a ir detrás de aquella castaña tan loca que tiene como prima. Corre alrededor de las taquillas siguiendo aquella mata de castaño que deja su prima a su paso, aquel pequeño punto café que se distingue, sabiendo así que pronto la alcanzara y aquel juego terminara. Acelera aún más su paso, quedando cada vez más cerca de ella y le grita: - ¡Sabes que te alcanzare!


Charles Potter
Thanks
avatar
Charles Potter
Admin|Gryffindor!

Mensajes : 102
Puntos Ganados : 200
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Andrómeda C. Potter* el Jue Mar 21, 2013 3:24 pm

Y no va mal encaminado cuando asegura que no es en absoluto asco lo que siente. Andrómeda jamás podría sentir eso por Charles. Rabia, molestia, profundo cariño, celos, confusión; pero nunca asco. Y es que a veces lo mataría y las que más, aunque no lo admita, se lo comería a besos. Pero claro, están en continuo juego, uno que ni ellos mismos saben descifrar. No hay ganador, ni tampoco perdedor, es una forma de pasar el rato distinta. Se conocen lo suficiente como para adivinar si el otro piensa en una nueva travesura, en algo nuevo o simplemente está ausente, pero se les escapa el qué concretamente por el hecho de que nunca se sepa lo que pasa con precisión por ambas cabecitas. Ahí está la clave, ser predecible no sería en absoluto divertido.

Frena ligeramente para no acabar derrapando, ya escuchando al castaño iniciar su marcha. Tiene ventaja, eso no se puede dudar; aquel lugar es terreno desconocido para ella, no se parece demasiado al que acuden las féminas. Pero es especialista en caminar por lugares poco conocidos, se orienta bien pese a que los dichos populares se empeñen en lo contrario. Aferra la varita con vehemencia entre las falanges de sus finos y blancos dedos, esbozando nuevamente una sonrisa más clara, más precisa. Le da incluso por pensar desde hace un tiempo a esta parte que le encantaría ser un pez, puesto que los peces no tienen memoria -aunque ella tampoco es que tenga demasiada que digamos-, porque así volverán a cruzarse por el pasillo, le revolverá el pelo y él la mirará coqueto como si fuera la primera vez en la vida. Pocas cosas son de las que Andrómeda nunca prescindiría, no es materialista; pero sin duda, Charles sería una de ellas. No puede ni quiere permitirse estar alejada de él.

-¡Nada de eso; eres más lento que un caracol sin frenos!-lo pica, dando la vuelta nuevamente a las taquillas, comenzando a notar cómo el pulso se le descontrola más aún y la falta de oxígeno en su cuerpo se hace patente porque la respiración se le entrecorta. Es algo normal pese a que ambos cuentan con bastante resistencia de los entrenamientos y los partidos, quizás no es todo culpa del esfuerzo físico; lo más probable. Lo ve por un hueco que hay entre una de las hileras y le saca la lengua pilla, infantil y desastre. Porque nadie puede negar que la única serpiente Potter de su generación es un maldito desastre y que no tiene arreglo alguno. Pero esa puede ser una de las razones que la unieron a Charles en su día, que la hacen mantenerse al pie del cañón aunque se empeñe en negarlo: ella puede estar rota, pero él es como un rayo de Sol a estrenar cada día.-¿Te pesa el culo o qué?-se mofa una vez más para luego volver a estallar en carcajadas, lo que es mala idea a pesar de no poder evitarlo, gasta mucho oxígeno extra del que no dispone-.

Y al parecer acaba por ser más preciso el refrán, no tiene tanto sentido de la orientación como ella cree. Llega a un punto en que no sabe para dónde tirar y los pasos del león tras de sí la advierten de que si no ha pensado mucho en su vida tampoco es momento para comenzar a creerse Einstein ahora. ¿Izquierda? Izquierda. Acaba donde están todas las duchas comunes y la única vía de escape es un ventanuco que probablemente dé al campo. No es una opción a barajar, recordemos que hay un profesor rondando por allí que la quiere llevar derechita al aula de castigos. Entonces opta por esconderse, bajo una de las duchas que está un poco más apartada que las demás, con un tabique de por medio que la permite ocultarse. Cesa su risa y se queda muy quieta, escondiendo la varita tras su espalda y con la mano en la llave de la ducha por motivos obvios. Por ducharse por segunda vez no pasa nada,¿no?


It's be more like me and be less like you
avatar
Andrómeda C. Potter*
Slytherin!

Mensajes : 37
Puntos Ganados : 255
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Charles Potter el Jue Mar 21, 2013 11:34 pm

- ¿Qué un caracol sin que…? Cada día te vuelves más extraña, prima. – Resuena de entre las taquillas el grito de Charles, aunque más que un grito parece un rugido tal cual como el de un león. Lo que no está muy lejos de ser la realidad, a fin de cuentas Charles es un león el cual está persiguiendo a su presa, una serpiente. Una escurridiza serpiente, la cual es muy buena para elaborar planes.

El joven continuo corriendo aumentando a su vez la velocidad como si de un automóvil se tratase, el cual puede frenar, acelerar, como el muchacho lo pida. Atribuye eso a su destreza deportiva heredada por su familia, ya que todos parecen jugar bien al Quiddicht, con algunas excepciones. Observa entre las taquillas como su prima le saca la lengua, lo que deja ver lo indiferente que esta ante la situación, probablemente piense que de esta resultará ganadora. Tal vez en aquella mente macabra suya ya tiene un plan elaborado, y en ese plan Charles no termina de la mejor manera posible. – ¿Te gustaría probar que tanto puede llegar a pesar? – se burla escuchando con delicia las respiraciones aceleradas de la chica cada vez más cercanas.

Se ajusta un poco más la toalla en su cintura mientras continua con la labor de correr como si escapase del mismísimo Voldemort o como si intentase atrapar al gran mago Merlín, el cual está dispuesto a darle el máximo poder.

Llega al punto de cruzarse con un lugar que indica dos direcciones, considerando que su prima ni loca se atrevería a salir por la vía que da hasta el jardín ya que en esta probablemente se encuentre a un muy enojado profesor, decide que probablemente la mejor opción sea ir hacia la izquierda. Duda unos segundos pero al final se decide por ir hacia las duchas, donde desacelera su paso sospechando que si su prima se encontrase allí estaría escondida, el lugar estaba terriblemente silencioso. Y a menos que Andrómeda de repente allá desarrollado la capacidad de correr sin hacer el más mínimo ruido, si, entonces la opción más próxima hacia la realidad era que la morena se encontrase escondida.

Con pasos sigilosos se encamina por el lugar asomando su cabeza en cada ducha del lugar, sabiendo que pronto dará con aquella traviesa. Entonces en una…, que se encuentra un poco alejada de las demás ve una mano sospechosamente apoyándose en la llave de la ducha. Esa mano no podría ser otra más que la de su prima, por lo que con pasos decididos y una sonrisa victoriosa entra en el lugar para dar por terminada aquella carrera, coronándose como el único campeón. El muchacho nunca hubiera imaginado que el tiro le saldría por la culata…


Charles Potter
Thanks
avatar
Charles Potter
Admin|Gryffindor!

Mensajes : 102
Puntos Ganados : 200
Fecha de inscripción : 17/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una puerta equivocada hay un gato y un ratón. || Charlie.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.